Falta mucho pero falta menos

Prólogo del libro: “NOALABAJA. Un triunfo de la juventud uruguaya”

Recuerdo la primera vez que vi escrito sobre un muro de Montevideo la frase “Ser joven no es delito”. Todavía no era ni joven, pero la frase ya lucía desgastada en la pared del barrio. Es una afirmación que llega como un golpe en la cara: ¿por qué los jóvenes de un país sienten la necesidad de escribir algo así en un muro? ¿Sucedería en todos los países?

Pero este prólogo no trata de mis impresiones de una frase, sino sobre una batalla particular por los derechos de los y las jóvenes que marcó a una generación política entera. Uruguay es un país pequeño en población, de algo más de tres millones de habitantes que viven al sur del Sur. En el Uruguay contemporáneo somos aproximadamente 780 mil jóvenes de entre 14 y 29 años de edad, casi un 24% del total de la población del país. A diferencia de otros países de la región, el momento de “transición demográfica” donde la población joven es relativamente abundante y puede hablarse de la existencia de un “bono demográfico” ya es cosa del pasado.

Sin embargo, en ese mismo país envejecido, cuando todas las encuestas de opinión pública marcaban una opinión ampliamente favorable y transversal del electorado de todos los partidos políticos a favor de una propuesta de reforma constitucional para bajar la edad de imputabilidad penal a los 16 años, un puñado de jóvenes emprendieron un camino de resistencia que los llevó a derrotar dicha propuesta en las urnas en octubre de 2014.

Sin lugar a dudas uno de los factores fundamentales de dicha derrota fue la formación de la “Comisión Nacional No a la Baja”, que generó una campaña fresca, profesional, de fuertes contenidos y con una capacidad de tracción sobre el conjunto del Uruguay organizado como pocas veces se ha visto. Ninguna organización social que se haya tomado en serio la discusión de la temática se pronunció a favor de la reforma constitucional: juventudes de todos los partidos políticos, organizaciones de la sociedad civil, gremios estudiantiles, sindicatos, movimientos religiosos, asociaciones profesionales, entre muchos otros.

Volvamos a la frase del muro del barrio. De joven me encontré dos veces más con esas palabras tan simbólicas: la primera, cuando escuché la “marchita” de la organización política en la cual empecé a militar; y la otra, trabajando para el Instituto Nacional de la Juventud (INJU). Pero, ¿qué tiene que ver un instituto de la juventud con esto?

Como se plantea desde el INJU, los jóvenes históricamente han sido puestos “en el banquillo de los acusados”. Por sus ideas, por sus modas, por sus prácticas sexuales, por su relación con el uso de sustancias psicoactivas, por cuestiones vinculadas al delito, entre otras. Una institucionalidad en juventud en un país envejecido debe ser capaz de poner arriba de la mesa estas cuestiones de modo de batallar culturalmente por posicionar a los jóvenes como lo que son, sujetos de derechos, actores centrales en un proyecto político de desarrollo.

Acabamos de salir de una intensa batalla por quitar a los jóvenes del lugar del peligro y la criminalidad. Los organismos especializados en juventud no pueden nunca, bajo ninguna circunstancia, mirar hacia el costado en la promoción y defensa de los derechos humanos en toda su extensión. Si bien existe una amplia gama de actividades donde los jóvenes construyen y promueven ciudadanía, por ejemplo desde lo cultural, persisten aún ámbitos donde se dificulta su participación como actores protagónicos en los procesos de toma de decisiones de políticas.

Uruguay cuenta en la actualidad con un Plan de Acción de Juventudes 2015-2025 que tiene como objetivo oficiar de repertorio de políticas públicas destinadas a los jóvenes, construido participativamente desde una perspectiva de derechos. En este marco, se está trabajando para lograr una inclusión de los y las jóvenes, a través de la construcción y articulación de políticas públicas de calidad que se combinen con espacios de participación reales. Ahí se encuentra parte importante de los desafíos del Uruguay que viene.

A los y las adolescentes y jóvenes que dedicaron todo lo que tenían a su disposición y más para defender sus derechos, pueblo a pueblo, barrio a barrio y familia a familia, y lograron convencer a un país hasta hacerlo cambiar de opinión, nuestro más profundo reconocimiento. Falta mucho, pero falta menos.

21/10/2015: Sin patinetas voladoras pero con jóvenes que andan volando

Una escuelita de Rugby para mujeres en Pajas Blancas, una mesa de jóvenes que promueve derechos en Cardona, bicicletas solidarias en Paysandú, jóvenes que cultivan la memoria colectiva en derechos humanos en todo el país, una radio joven en Florida, un proyecto de registro de historia de “jóvenes que luchan”, proyectos de jóvenes de Jóvenes en Red, y un largo etcétera son algunos ejemplos de las decenas de proyectos de jóvenes financiados en 2015 por el Fondo de Iniciativas Juveniles en todo el país por INJU por un total de tres millones de pesos uruguayos.

IMG-20151021-WA0009

Representantes de grupos ganadores del Fondo de Iniciativas Juveniles 2015

Desde INJU, como parte del Ministerio de Desarrollo Social nos hemos trazado tres líneas estratégicas para el quinquenio: (i) contribuir al cambio cultural posicionando positivamente a los jóvenes en una sociedad envejecida, (ii) articular las políticas de juventud para mejorar la llegada de las políticas del Estado a los jóvenes, y (iii) contribuir a la inclusión social de adolescentes y jóvenes.

En este marco, dentro de la primera línea estratégica, se realizó hoy la primera jornada de trabajo con los grupos de jóvenes ganadores del Fondo de Iniciativas Juveniles 2015. Los objetivos de Fondo son: (i) fortalecer e impulsar la capacidad y tejido asociativo de las organizaciones, grupos y colectivos juveniles, como estrategia para facilitar su incidencia pública y política en la agenda del país; (ii) fomentar las expresiones juveniles en su mayor diversidad, estimulando propuestas inclusivas en su conformación grupal y en las acciones a desarrollar; y (iii) generar una experiencia de articulación entre grupalidades juveniles.

Dinámica de integración en INJU

Dinámica de integración en Casa INJU

En la película Volver al Futuro (Back to the Future) el famoso Marty McFly llegaba de la mano de la máquina del “Doc” al día 21 de octubre del año 2015. Los productores de la película imaginaron muchas cosas para ese día, entre las que ubicaron una patineta voladora. Si bien esa patineta hoy no existe, sin dudas podemos confirmar que en Uruguay, aunque aparezcan poco en los grandes medios, existen muchos jóvenes que andan volando.

Encuesta nacional de adolescencia y juventud: Causa y efecto (nota web INJU)

La Encuesta Nacional de Adolescencia y Juventud 2013, presentada el 16 de abril en la Torre Ejecutiva, arroja datos interesantes e importantes que fueron relevados en la publicación Tercer Informe ENAJ 2013. Ésta se divide en tres partes: la primera enfocada a temas tradicionales, como empleo, educación, salud y hogar; la segunda a nuevos temas, como son sustancias, salud mental y cuidados; y la última a la opinión de las personas jóvenes sobre algunos temas.

El coordinador de la ENAJ 2013 y actual director de INJU, Santiago Soto, resaltó durante la presentación la importancia de la encuesta para “continuar avanzando en el trabajo interinstitucional de las temáticas de juventudes; para ver los frutos de que casi se ha duplicado en pesos constantes el gasto en adolescencia y juventud de la última década (de menos
de 30.000 millones de pesos a casi 60.000 millones); y, por último, porque señala desafíos vinculados al sistema de cuidados, educación, Ley de empleo juvenil, reforma de la salud. También para analizar el lugar simbólico que tienen los jóvenes dentro de una sociedad envejecida y las políticas de empoderamiento que se tienen que llevar adelante de forma más ejecutiva por un instituto nacional de la juventud”.

Algunos de los datos que Soto señaló importantes fueron, según ejes temáticos:

Educación: “Hay una caracterización que hace Gustavo de Armas al respecto que dice que hubo una revolución silenciosa en el país durante los últimos 20 o 30 años vinculada a la educación terciaria, que quintuplicó su matrícula: 25% de los jóvenes de 29 a 25 años cursa nivel terciario”, señaló. Además, el incremento de asistencia a los centros educativos respecto a la encuesta 2008 es de cinco puntos porcentuales. Una novedad que la ENAJ registra es el acceso a las clases de apoyo complementarias: casi la mitad de los jóvenes las toman y es una cuestión extendida a todos los sectores socioeconómicos, del quinto quintil el 70% asiste, y del primero un 30%.

Empleo: la mayoría de los jóvenes consiguió su primer empleo a través de conocidos. “Es un dato muy significativo para nosotros en términos del traspaso intergeneracional del estatus. En el primer quintil 2/3 de los jóvenes lo hacen en el sector informal, y encima en las redes a las que están vinculados. Programas de primera experiencia laboral por sorteo, como Yo estudio y trabajo, cobran más sentido para romper esta cuestión de las redes a las que están atados para conseguir su primer trabajo”.

Salud: “La novedad más considerable es la universalidad que tiene el Sistema Nacional Integrado de Salud para adolescentes y jóvenes, respecto a 2008 cuando recién se implementaba: 85% realizó consulta en el último año, 71% fue al dentista, 15% consultó psicólogos/psiquiatras, y uno de cada cinco realizó al menos una consulta sobre temas de salud sexual. […] Un indicador que se usa muchas veces como predictor de cuestiones vinculadas a la autoeliminación es preguntarles si se sintieron tan tristes o deprimidos durante las últimas dos semanas como para no hacer sus actividades habituales: en 2008 había dado casi un 12% y ahora da un 9.7%”.

Opiniones: “Queremos hacer un zoom específico sobre la cuestión de roles tradicionales de género, los datos arrojados refuerzan la línea que venimos trabajando con Inmujeres sobre las masculinidades. Una conclusión genérica es que los roles tradicionales de género están más enquistados en los sectores de menores ingresos y fuera de la capital”, comentó. 31% está de acuerdo en que la crianza de los hijos es tarea primordial de las mujeres; las mujeres están más de acuerdo que los varones en que las tareas del hogar deben ser compartidas; y respecto a que las mujeres deberían elegir tareas que no interfieran con el futuro de su familia, la mitad está de acuerdo: “ahí tenemos también desafíos para trabajar sobre todo con el perfil de autoselección de carreras que tienen hombres y mujeres y cómo eso impacta en la desigualdad dentro del mercado de trabajo”, comentó Soto.

Trending topics

Sustancias: 48% del total de las personas jóvenes tuvo acceso (esto no implica haber consumido) a marihuana; 17.8% a cocaína y 6.6% a paste base. En base a estos 48% que tuvo acceso a la marihuana, solamente consumió la mitad (o sea, una cuarta parte de la población joven); del 17.8% uno de cada diez probó cocaína; y del porcentaje que accedió pasta base, menos del 5% consumió.

Confianza en instituciones: centros educativos 74.2% de los jóvenes; medios de comunicación: 54.2%; movimientos estudiantiles: 46.1%; Policía: 29.3; gobierno nacional: 28.4%. Las opiniones varían considerablemente según tramos etarios (el corte fue hecho de 12 a 14 años; de 15 a 19; de 20 a 24 y de 25 a 29).

Predisposición migratoria: 30% de los jóvenes estarían dispuestos a vivir aunque sea temporalmente en otro departamento o país, 38,8% son de Montevideo, y 20,9% del interior.

Podés acceder al Informe Tercera Encuesta Nacional de Adolescencia y Juventud 2013, a la base de microdatos (disponible para descarga) y a la nota de presentación del lanzamiento con autoridades.

¿Y vos quién sos? Entrevista en Voces

Es el joven director del Instituto Nacional de la Juventud. Tiene la Tarjeta Joven y se presenta como @elsantisoto. Entró a la política cuando a los 16 años mandó dos mails a instituciones políticas de jóvenes y solamente una le contestó. Es docente, economista y politólogo.
¿Nombre y apellido completo?

Santiago Rodrigo Soto Baracchini ¡Pero si suena a novela centroamericana! Soy ©elsantisoto.

¿Edad?
28 años.

¿Qué función cumplís en la actual administración?
Director Nacional del INJU en el Ministerio de Desarrollo Social (Mides).

¿Cómo se compone tu familia?
Hace unos años vivo con mi novia, pero mi hogar de origen incluía a mi hermana y mis viejos.

¿De qué barrio sos?
Villa Dolores.

¿Te considerás joven?
Sí, claro, hasta tengo la Tarjeta Joven.

¿La usaste alguna vez?
La usé para el plan de celular y para el tablado en varias oportunidades, igual creo que hay que potenciar los beneficios que tiene y sobre todo difundirlos. Estamos pensando en una nueva Tarjeta Joven.

¿Qué es ser “joven”?
Hay tantas definiciones como autores que se dedican a la temática. Lo sí que es seguro, es que ser joven no es delito. Además, es el momento de la vida donde se concentran un conjunto de experiencias novedosas, intensas y muchas veces simultáneas: salir del sistema educativo, empezar a laburar, comenzar a transitar hacia la autonomía, iniciar la vida reproductiva, entre otras cosas.

¿Cómo y por qué ingresaste a la política?
Tenía muchas ganas de militar y a los 16 años me tiré al agua. Entré a través de un mail que mandé a dos juventudes políticas. Terminé afiliado a la organización que me respondió, la Juventud Socialista del Uruguay (JSU), donde aprendí y sintonicé con una forma de ver el mundo y la militanda política.

¿Qué te motivó a estar en la política?
Las anécdotas y experiencias que me transmitió mi abuelo que había sido militante activo en la Universidad influyeron mucho en mi gusto por la política. En esas historias podía verse la importancia de la búsqueda de un espacio de construcción colectiva para transformar la realidad. Además de militar en el Partido Socialista disfruté mucho pasar por esa escuela de vida que recomiendo que es la militancia estudiantil en un gran Centro de Estudiantes como el de economía.

Mencioné cuáles van a ser las tres ideas fuerza del INJU para este período.
El INJU tiene que potenciar su rol como articulador de las políticas de juventud en el Estado. Las tres ideas fuerza giran en torno a: mejorar la presencia territorial del INJU; actuar como agente clave en el apoyo a emprendedores, así como informar a los jóvenes respecto a los instrumentos del Sistema Nacional de Competitividad, y por último repensar la estrategia de inclusión a jóvenes en situación de vulneración de derechos a partir de la experiencia de Jóvenes en Red.

¿La política está llena de viejos?
El Uruguay está lleno de viejos y la política también. Pero así como hubo una generación marcada por el mayo del 68 o la salida de la dictadura en el 83, estoy convencido que hoy existe una nueva generación tremendamente potente.

¿Qué te pidió la Ministra cuando asumiste?
Descubrí en este tiempo que Marina (Arismendi) está obsesionada con una cosa: que las políticas lleguen realmente a la ciudadanía y que ésta sea la protagonista. Me encanta que lo recuerde en cada propuesta que le hacemos y en cada peso que gasta el MIDES.

Además de dirigir actualmente el INJU ¿A qué te dedicás laboral o profesionalmente?
Cuando terminé el liceo no me decidía y le metí a dos opciones y al final terminé recibiéndome de Economista y Politólogo. Trato de mantener un píe en la docencia y en cuestiones vinculadas a la investigación en esas áreas.

¿Cuál es tu patrimonio económico?
Mi formación profesional, no tengo otros bienes a mi nombre.

¿Cuál es tu recorrido educativo?
A los tres años arranqué en el jardín 305 y desde ahí hasta ahora que estoy terminando la maestría en economía, Siempre fui a la enseñanza pública.

¿Cumbia o rock and roll?
Depende la hora y el lugar. Para estudiar, cumbia; para momentos de ocio o para salir, rock and roll.

¿Cine o películas en casa?
Me hice fanático de las series en casa.

Fumar un porro es…
Legal. De todas formas, como con el consumo de cualquier sustancia, hay que intentar reducir los riesgos y daños.

¿Qué respondés ante la afirmación “la juventud está perdida”?
¡Por suerte! Eso implica que están buscando su lugar en el mundo.

¿Reconocés alguna vez haberle temido a un adolescente en la calle por su apariencia?
Por suerte no recuerdo ninguna experiencia de ese tipo.

Qué aspectos debería considerar el Sistema Nacional de Cuidados pensando en los jóvenes.
Que plantee la batalla cultural por la igualdad de género en las responsabilidades de cuidado en el hogar y que permita trayectorias de autonomía a madres adolescentes y jóvenes agobiadas por la carga de cuidados.

¿Quién es tu político de referencia?
Es difícil nombrar a uno, pero Alvaro García tiene esa claridad.

¿Quién es tu joven de referencia?
Creo que Fabiana Goyeneche cristaliza muchas cosas como dirigente joven de esta generación No a la Baja.

¿Para ser director del INJU hay que ser joven?
No necesariamente, hay que sudar la camiseta.

¿Debería bajarse la edad para conducir vehículos?
No lo tengo muy pensado, me parece que no.

¿Debería bajarse la edad para votar?
La JSU tiene esa postura como contrapropuesta a quienes plantean rebajar derechos.

¿Si fueras un adolescente de 16 años, qué le pedirías a Santiago Soto?
Que no se pierda en reuniones y oficinas y se acuerde de estar cerca de los jóvenes.

¿Y vos quién sos?
Un militante de izquierda que tuvo la suerte de ser joven en uno de los momentos más épicos y fermentales de la historia de este país y gracias a eso puede dedicarle todo su esfuerzo a trabajar para garantizar los derechos de las personas jóvenes.

Turistas y hornos (editorial caganchera)

Aplausos y solamente aplausos para el Momia.

Contumancia

Como es de público conocimiento, un apartamento a la vuelta del Conrad cuesta un huevo de la cara. Quienes allí compran o alquilan pagan por el privilegio de ser reconocidos como privilegiados, y ese privilegio por el cual pagan, en cuanto propiedad privada, debe ser respetado. Quienes veranean en Punta, gustan de caminar por la rambla para distraerse, reconocerse, mostrar que pueden trasladarse sin el uso de sus lujosos vehículos o simplemente para marcar territorio, no orinando, como hacen los perros y los jóvenes a la salida de los boliches de La Pedrera, sino con su simple presencia.

Es indudable que el turismo, importantísima fuente de ingresos del país, se sustenta mayormente en esta zona de la costa esteña. Nadie duda que un viejo que viene a Punta del Este de vacaciones gasta más que un hippie brasilero que va a Valizas a buscar porro. Lo mismo con la generación…

Ver la entrada original 620 palabras más

Turistas y Planchas: otra conversación posible (Nota La Diaria 15/01/15)

El sábado, en la sección de opinión del diario El País, se publicó una nota de Diego Fischer bajo el título “Turistas y planchas”. La columna, luego de describir con dudosas y no referenciadas cifras el valor económico de la rambla cercana al puerto de Punta del Este, plantea la existencia de ciertos problemas de convivencia entre algunos jóvenes locatarios y turistas que veranean en la costa. Aunque no queda clara la acusación de qué es lo que les hacen exactamente los jóvenes a los turistas, además de tener “miradas desafiantes”, se podría llegar a compartir que siempre es reprobable que existan situaciones de conflicto entre partes que están llamadas a compartir el espacio público que nos pertenece a todos. Sin embargo, a partir de ahí el columnista plantea algunos saltos conceptuales que se desatan tras la pregunta de un amigo finlandés: ¿Esto es consecuencia de la ley que legalizó la marihuana? La respuesta que le dio pudo ser otra:

“No, no es consecuencia de eso. Así como ves al Uruguay, moderno y pujante, hace muy poquitos años más de la mitad de los niños vivían en situación de pobreza. Si bien tenemos uno de los PIB per cápita más altos de América Latina, los niveles de desigualdad son superiores a los de cualquier país de tu continente, incluso los que considerás más desiguales. ¡Hasta hace poco tiempo ni siquiera había impuestos progresivos a la renta! Aunque no lo creas, incluso se opusieron a esto los partidos conservadores, algo impensable para los conservadores de Finlandia y sus países vecinos. La fractura social, que incluyó un abandono grande de las instituciones de provisión de bienestar durante décadas, estalló en 2002 y se hizo aún más visible. En estos años de crecimiento y distribución se ha comenzado a avanzar en la integración social, pero todavía tenemos niveles grandes de exclusión y diferencias sociales muy marcadas. En Uruguay sentimos orgullo y no vergüenza de que personas de distintas extracciones sociales compartan el espacio público. Efectivamente, a veces compartir ese espacio genera problemas, pero ¿sería justo restringir el acceso a ciertos lugares a personas que viven ahí todo el año? Lamentablemente, al igual que sucede en tu país (donde algunos finlandeses no reconocen como prójimo al inmigrante, porque lo consideran muy lejano culturalmente, y plantean institucionalizar su exclusión social), en Uruguay hay periodistas y columnistas que plantean lo mismo. Ah… y aprovechá a escuchar esa música que llaman cumbia, que es la que suena en todos los boliches de Punta”.