Mayo: #PencaElectoral

Anuncios

Vietnam: en nombre de la libertad (del blog de CCEE)

Camino al sur, el paisaje de Vietnam va cambiando, no solamente geográficamente sino también humana y culturalmente. Luego de recorrer Ha Noi, la capital del país ubicada bien al Norte y una ciudad espectacular (ver fotos), fuimos “bajando” en un ómnibus tipo cama que los vietnamitas armaron para el turismo y que llaman “open bus”. Pasamos por Hue, la antigua capital imperial, con una historia riquísima y muy marcada por la proximidad con la zona demilitarizada, límite geográfico entre el Norte y el Sur del país cuando estuvo dividido. También por Hoi An, pueblo más pequeño y antiguo, famoso por la cantidad de sastrerías y lugares de venta de ropa, aparte de su pintoresca apariencia colonial del siglo XVIII cuando fue un lugar relevante en el comercio del sudeste asiático, lugar que perdió rápidamente y nunca volvió a recuperar. Luego seguimos camino al sur hasta llegar a Ho Chi Min, antigua Saigón.

La retórica militar yankee

La retórica militar yankee



En la época en que el país se encontró dividido en Norte y Sur, el nombre de la ciudad era conocido como Saigón y aquellos que hayan vivido los años 70s probablemente se acuerden de “la caída de Saigón”, un hito en la historia de la Guerra Fría y de todo el siglo XX. Más allá de sus nombres, la ciudad es muy linda, la primera realmente grande que vimos en Vietnam, con rascacielos y todo. Las manzanas nos recordaron a Japón en el sentido que estaban completamente agujereadas por callejoncitos, en uno de éstos se encontraba el Hostel adonde nos alojamos. Sin embargo, la diferencia fundamental con Japón era el hacinamiento total de los habitantes que dormían en la calle o en el piso de habitaciones que daban abiertamente a la calle.


Ho Chi Min es un lugar cargadísimo de historia. A los cuatro meses de terminada la guerra de Vietnam, el gobierno nacional definió construir un museo de la guerra a que llamó “Museo de crímenes de guerra americanos” (sobre este tema también volveremos en otra entrada). Al segundo día de estadía nos dirigimos hacia el museo. Está muy buen organizado en secciones con carteles traducidos en un buen inglés

Masacre

Masacre

. Comenzamos por la planta baja donde se encontraban dos secciones: un campeonato de dibujos de niños vietnamitas sobre la guerra y la paz y otro de muestras de solidaridad con Vietnam durante la guerra alrededor de todo el mundo, incluyendo los Estados Unidos y Uruguay. 


Subiendo al primer piso comenzaba lo complicado. Primero una sección de historia de la guerra: fotos de los crímenes brutales que cometieron los yankees durante su intervención que llegó a concentrar medio millón de soldados y lanzar explosivos equivalentes a varias bombas de Hiroshima y que fueron tirados en mayor cantidad que durante toda la segunda guerra mundial en Europa. Las imágenes eran realmente conmovedoras e impactantes, la guerra es siempre algo terrible que me genera una repulsión importante, pero la asimetría de esta guerra y la desproporcionalidad del bando yankee sobre todo en su potencia de bombardeo aéreo resulta repugnante. Y sin embargo, los vietnamitas los echaron de su tierra y lograron reunificar el país… a costa de cinco millones de muertos. Otro punto espantoso de la galería que estoy mencionando fue la matanza protagonizada por un grupo de soldados norteamericanos que masacraron y violaron casi una villa completa. El señor que había comandado el ataque de joven es ahora senador de los Estados Unidos, un tal Kerry: un criminal de guerra que debería estar preso

La mano visible del tío Sam

La mano visible del tío Sam

.


Pero lo peor estaba por llegar. La siguiente sala era sin dudas la más fuerte de todas y estaba dedicada a los efectos de la guerra química sucia de los EEUU y en particular al “agente naranja”. Este químico fue rociado sobre el país en numerosas oportunidades con el fin de defoliar la selva donde se ubicaban los patriotas vietnamitas que luchaban contra una dictadura en el sur soportada por una invasión norteamericana. Las fotos de los efectos de este químico son impresionantes y los relatos más. Es algo tan terrible que es comparable a una bomba atómica. La exposición a dicho químico genera malformaciones congénitas que se transmiten de generación en generación durante un número de años que todavía se desconoce (cosa que pasa solamente una generación hacia adelante con la radiación nuclear). No se me ocurre miseria peor que condenar a un niño o niña a vivir de forma absolutamente limitada por una guerra que pelearon otras generaciones hace décadas. Sinceramente es una historia muy triste y un verdadero crimen de guerra que exige una reparación por parte del país que infringió el daño. Y también justicia ¿Quién dio la orden de tirar ese químico? ¿Qué dijo la empresa que lo fabricó al respecto de los efectos que generaba con la población? ¿Quiénes fueron los químicos que participaron en el diseño? Al menos todos ellos deberían recibir un juicio justo que inevitablemente los condenaría a la cárcel por crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra. En la rutina, en casa, con nuestras cosas, solemos olvidarnos que vivimos en un mundo muy injusto y desigual.


El tercer piso estaba dedicado a una exposición fotográfica fantástica. Dos periodistas tuvieron la buena idea de recopilar fotos de la guerra tomadas por fotógrafos de los dos bandos. La exposición generaba mucho respeto hacia estos profesionales que pusieron su vida en juego (y que muchos la perdieron) para mostrar al mundo las miserias de la guerra en Vietnam, tarea que logró temer amplio impacto político en los movimientos pacifistas a escala planetaria y que consiguió presionar políticamente a los gobiernos de los países centrales para terminar la guerra. Una de las fotos que más me impactó fue una donde aparecía un fotógrafo en posición de reptar apuntando con su cámara cual arma mientras se divisaban detrás varios soldados con sus metralletas en igual posición. Por otro lado, impactaba también la juventud de los soldados de ambos bandos y sobre todo los americanos que nunca debieron estar ahí, nunca debieron morir ni matar ahí como peones en el partido de ajedrez planetario que fue la Guerra Fría. Pero en nombre de la libertad había que frenar al comunismo y Vietnam quiso ser un ejemplo. ¿Cómo se pueden pervertir en pocas generaciones ideales tan grandes como los de los Padres Fundadores de los Estados Unidos en su verdadera lucha por la libertad?

Turistas y hornos (editorial caganchera)

Aplausos y solamente aplausos para el Momia.

Contumancia

Como es de público conocimiento, un apartamento a la vuelta del Conrad cuesta un huevo de la cara. Quienes allí compran o alquilan pagan por el privilegio de ser reconocidos como privilegiados, y ese privilegio por el cual pagan, en cuanto propiedad privada, debe ser respetado. Quienes veranean en Punta, gustan de caminar por la rambla para distraerse, reconocerse, mostrar que pueden trasladarse sin el uso de sus lujosos vehículos o simplemente para marcar territorio, no orinando, como hacen los perros y los jóvenes a la salida de los boliches de La Pedrera, sino con su simple presencia.

Es indudable que el turismo, importantísima fuente de ingresos del país, se sustenta mayormente en esta zona de la costa esteña. Nadie duda que un viejo que viene a Punta del Este de vacaciones gasta más que un hippie brasilero que va a Valizas a buscar porro. Lo mismo con la generación…

Ver la entrada original 620 palabras más