“Compatriotas, proclamemos bien alto y todos juntos, para que nuestro grito rasgue el firmamento y resuene de un confín a otro del terruño, de modo que ningún sordo de esos que no quiere oír diga que no lo escuchó: ¡Viva la patria! ¡Viva la libertad! ¡Viva la república! ¡Viva la democracia!” Acto del Obelisco, 27 de noviembre de 1983

Este año coinciden conmemoraciones varias en relación al retorno a la vida democrática de nuestro país. Si bien en general estas fechas sirven para evocar y rememorar la gesta heroica que significó la derrota de la dictadura (y sus enormes costos), también deben servir como motivo para proyectar nuestros valores democráticos y ponerlos en juego en la sociedad en la que vivimos.

A 30 años de la restauración del funcionamiento democrático, todos los jóvenes de la actualidad nacimos, crecimos y nos desarrollamos en el marco de las instituciones democráticas. Con las virtudes y defectos de estos años de democracia, pero bajo el mandato general de la constitución y las leyes con elecciones libres y abiertas.

Aprovechando como excusa esta coincidencia temporal y numérica, desde el Instituto Nacional de la Juventud (INJU-MIDES) en conjunto con el Parlamento Nacional (Presidencia de Cámara de Representantes y Senado) impulsamos un proyecto que denominamos “Más juventudes, más democracia“. El proyecto se planteó trabajar con los jóvenes y desarrollar actividades a lo largo y ancho del país en torno a las ideas y valores de la democracia. Fue un proceso intenso que movilizó a miles de jóvenes de todo el país en al menos dos instancias en cada departamento que concluyeron con “ferias de la democracia” locales donde los jóvenes expusieron su trabajo y reflexión en torno a la temática.

Si bien el proyecto fue muy apretado en lo operativo, mostró la potencialidad y necesidad de trabajar específicamente con el concepto democracia (y sus implicancias prácticas) y las dificultades y lejanía que sienten todavía muchos jóvenes en relación a la temática. De la conversación de cierre con más de 100 delegados de todos los departamentos del país y del exterior (Departamento 20) frente a los delegados del Poder Ejecutivo y Legislativo, surgen al menos las siguiente tres tensiones identificadas por los jóvenes respecto a la democracia: (i) cómo vincular los mecanismos de democracia electoral y movilización política de los partidos con otras expresiones de participación juvenil, (ii) cuál es la relación entre la vida democrática y sus instituciones y las oportunidades que tienen los jóvenes en diferentes contextos geográficos y (iii) cómo puede convivir la democracia política con la desigualdad de resultados de los ciudadanos. Creo que las tres preguntas colocan adecuadamente los desafíos que tenemos por delante como país.

20151129_215220

Los jóvenes delegados se dirigen a los representantes del Poder Ejecutivo y Poder Legislativo

 

 

En este cierre de actividades que coincide con el simbólico “No a la dictadura” en el plebiscito de 1980, debemos reflexionar sobre la mística de la democracia más allá de la ausencia de dictadura y los caminos que todavía quedan por recorrer para seguir garantizando derechos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s