La interna del PS: Pa’ entrar en calor (Cap 1)

Esta columna pretende ser la primera de tres dedicadas al debate del cambio del sistema electoral del Partido Socialista de Uruguay (PS). Si sos de los que le siguen la pista al PS, el sentido de estas columnas es claro. Si no es el caso, te recomiendo seguir solamente si te interesan las cuestiones vinculadas a los sistemas electorales en general. En esta primera columna contaremos un poco cómo funciona la democracia interna del PS. En la segunda hablaremos de cómo llegamos hasta aquí y el principal problema del sistema electoral actual dada la cultura política del PS. En la tercera analizaremos virtudes y defectos de los sistemas electorales con un ojo puesto en las propuestas de cambio estatutario existentes.

¿Cómo es el sistema electoral actual del Partido Socialista?

Los afiliados y afiliadas al Partido Socialista con determinada antigüedad concurren cada cierto tiempo a asambleas de militantes (llamadas Congresos o Convenciones) donde cada participante tiene derecho a voto secreto. La democracia electoral interna del PS reposa fundamentalmente sobre la elección de afiliados en dos momentos claves: (i) en las elecciones de su dirección nacional (Comité Central) y direcciones departamentales, y (ii) en la conformación del orden de las listas que se presentan en las elecciones nacionales y departamentales.

En el primer tipo de votaciones, se eligen órganos colegiados por lo que no importa en términos generales el orden de prelación, sino quién obtiene la mayoría de esos órganos y por tanto quién obtiene la posibilidad de conducirlos. Sin embargo, en el caso de la conformación de las listas, es lógico pensar que no interesa tanto quién obtiene la mayoría sino quién queda en qué lugar. No es lo mismo votar a alguien para primer lugar en la lista de ediles, diputados o senadores que para tercero o quinto.

¿Cómo funciona esto actualmente?

Cuando el orden de lo que se vota no es relevante, existe una lista de candidatos y candidatas a integrar el órgano y la votación consiste en seleccionar de esa lista a aquellas personas que cada elector considera que debería integrarlo. Por ejemplo, en el Comité Central se pueden marcar en una hoja con una lista de candidatos que se distribuye, hasta el número máximo de integrantes del órgano. Debido a la existencia de cuota de representación de género, debe guardarse una proporción entre cantidad de hombres y mujeres votadas a cada órgano.

¿Cómo se cuentan los votos y quiénes quedan seleccionados? Fácilmente, se le computa un voto a cada candidato por cada votante que seleccionó su nombre en la hoja con la lista de candidatos que se repartió. Se ordenan las personas desde quien tuvo más votos a quien tuvo menos y los primeros candidatos (dependiendo el tamaño del órgano que se esté votando) son los integrantes del órgano.

A continuación presentamos una votación basada en un caso real (?) donde solamente tres personas votaron y hubo seis candidaturas. Se presentan las tres hojas de votación correspondientes a tres votantes anónimos y el resultado de la votación que surge de sumar los votos individuales de cada candidatura.

Hojas de votación de tres votantes y resultado final de la elección en caso donde no importa orden de resultado final.

Hojas de votación de tres votantes y resultado final de la elección en caso donde no importa orden de resultado final.

En este caso, solamente había espacio para Paco, Burbuja y Bellota en este ámbito de dirección del PS*. Paco obtuvo 3 votos, Burbuja y Bellota 2 cada una. Los otros tres candidatos obtuvieron un número menor de votos.

Cuando el orden de lo que se vota es relevante, la cuestión se pone un poco más interesante. Por ejemplo, en otra elección posterior, cuando estaban armando las listas, al “Votante 1” no le daba lo mismo Burbuja que Paco (a los que había marcado con una idéntica cruz en la elección anterior). En este caso, quería que Burbuja fuera la primera de la lista a diputados, Paco el segundo y Hugo el tercero.

En el caso de conformación de las listas, en el PS se permite numerar el voto de forma que se puede indicar a qué puesto se vota a cada persona que el elector vota en el Congreso o asamblea militante correspondiente. En este caso, se permite numerar desde el 1 hasta el número máximo de orden relevante.

¿Cómo se cuentan los votos y quiénes quedan seleccionados? Para indicar quién es primero, la cuenta es muy sencilla: quien tiene mayor cantidad de votos para ocupar el primer lugar será el primero de la lista. ¿Pero el segundo? Para saber quién queda en segundo lugar no tendría sentido ubicar en segundo lugar a quien tenga mayor cantidad de votos para ese lugar sin tomar en cuenta que hubo gente que lo votó también para primero. Se supone que si alguien vota a alguien para primero y este no obtiene ese lugar, ese voto también “vale” para segundo. Por tanto, el segundo lugar le corresponde a quien tiene más votos para el primer lugar y para el segundo (sin ser quien quedó seleccionado primero). ¿Y el tercero? Quien tuvo más votos para primero, segundo y tercero sin ser quien quedó ni primero ni segundo. ¿Y el cuarto? Con la misma lógica.

En el caso de la votación que comentábamos, resultó de la siguiente forma:

Hojas de votación de tres votantes y resultado final de la elección en caso donde sí importa orden de resultado final.

Hojas de votación de tres votantes y resultado final de la elección en caso donde sí importa orden de resultado final.

Si bien los tres votantes eligieron a las mismas personas que en la elección anterior, al introducir la numeración (algo así como la “intensidad” de la preferencia), cambia incluso el orden final de la votación. En este caso, Burbuja es quien tuvo más votos para ser primera (dos votos), luego Paco obtuvo tres votos para segundo (uno que tenía para primero pero que le suma porque no salió primero, y dos para segundo) y tercera Bellota (tiene dos votos para tercera y nadie suma más votos para uno, dos o tres sin ser los dos anteriores).

¿Entonces?

El PS utiliza criterios democráticos razonables a priori para conformar sus espacios de conducción y para la elaboración de sus listas. Esto sin lugar a dudas parece una gran fortaleza del partido más antiguo de la izquierda uruguaya. Sin embargo, como veremos en columnas siguientes, estos sistemas electorales que resultan razonables en sí mismos, generan algunos incentivos perversos en el marco de una cultura política de polarización interna. Pero eso es algo que veremos en la siguiente columna de la saga: Houston we have a problem.

* Afortunadamente Luis sigue militando activamente por el PS a pesar de no haber obtenido ningún voto en esa triste elección.

Anuncios

5 comentarios en “La interna del PS: Pa’ entrar en calor (Cap 1)

  1. Me parece espectacular lo que escribieron en este articulo, muchos somos luis de la forma de votación que tenemos y aunque nunca tengamos un voto o un cargo de confianza vamos a seguir siendo siempre socialistas. espero la segunda parte…lo pondría en español compas, “houston we have a problem” no somos astronautas jaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s