El experimento Novick

La creación del Partido de la Concertación y la competencia interna en el Frente Amplio sin lugar a dudas son las mayores novedades en la contienda electoral departamental en Montevideo en el mes de mayo. Sin embargo, no debe olvidarse una tercera novedad política de esta campaña: el intento de ingreso de un empresario sin divisa tradicional a la actividad política.

Al igual que Mauricio Macri en Argentina u Horacio Cartes en Paraguay en esta ocasión en Uruguay se presenta un candidato que viene exclusivamente del mundo empresarial e intentará hacer su desembarco en la política a partir de una campaña electoral bajo su financiamiento. A riesgo de que la realidad me desmienta, voy a argumentar que este camino debería ser infructuoso en base a dos preguntas que considero centrales para el elector uruguayo. Por tanto, creo que Novick debería obtener un nivel de votación muy bajo.

¿Quién es?

Según estimaciones realizada por Opción Consultores, solamente uno de cada tres montevideanos conocía a Novick en el mes de diciembre. En un país donde los liderazgos políticos llevan décadas para construirse, incluso en escenarios de herencia política como el caso de Lacalle o Sendic, en el marco de una campaña electoral muy corta, aunque se utilicen grandes cantidades de dinero en difusión, resulta poco probable que el gran electorado montevideano logre identificar al candidato en el espectro político. Cierto, el conocimiento de sus hijos en el mundo del fútbol lo ayuda.

¿De qué partido es?

Uruguay tiene una fuerte tradición partidaria donde a diferencia de otros países de América Latina, como por ejemplo Ecuador, la emergencia de liderazgos fuera de los partidos políticos no ha tenido cabida. Si bien la candidatura de Novick viene asociada a uno de los bloques tradicionales, queda fuera de su discurso la apelación a la identificación partidaria, elemento hasta ahora clave de la cultura política uruguaya.

Es una argumentación minimalista, pero en base a las respuestas a esas dos preguntas básicas, parece difícil que funcione en Uruguay la presentación de un candidato como “un empresario que se hizo a sí mismo que quiere ser intendente de Montevideo y se presenta con los blancos y colorados pero sin ser de ninguno de esos partidos”. Es verdad, a veces la realidad muestra rupturas en los comportamientos electorales del pasado… pero ese tipo de cosas en Uruguay, en términos generales, han llevado más que dos meses y medio de campaña electoral. Veremos.

Montevideo: línea de base*

El 10 de mayo se realizarán las cuartas elecciones departamentales separadas de las elecciones nacionales y las segundas elecciones municipales de la historia de Uruguay. La mayor novedad de estas elecciones, por su trascendencia nacional, se presenta sin lugar a dudas por el lado de las estrategias políticas adoptadas por los partidos mayoritarios del sistema en Montevideo: la creación del Partido de la Concertación y la habilitación de candidaturas múltiples dentro del Frente Amplio (FA).

¿Cuál es la “línea base” de esta elección? El Voto al FA en Montevideo en octubre de 2014 fue de aproximadamente 55% de los votos obtenidos por todos los partidos. El lema FA obtuvo aproximadamente 485 mil votos. A su vez, el Partido Nacional obtuvo 234 mil votos, el Partido Colorado 97 mil, el Partido Independiente 37 mil y los restantes partidos 25 mil votos.

Si bien los resultados electorales de octubre representan una fuente muy importante de información, resulta interesante observar la evolución del electorado montevideano en las últimas elecciones departamentales. En el gráfico que se presenta a continuación puede observarse dicha evolución en términos de cantidad absoluta de votos.

Votación absoluta elecciones Departamentales de Montevideo (2010 incluye blanco parcial)

Votación absoluta elecciones Departamentales de Montevideo (2010 incluye blanco parcial)

Del gráfico pueden desprenderse tres observaciones genéricas: (i) 1994 fue la última elección en la que el FA no superó la suma del Partido Nacional y el Partido Colorado, (ii) el FA comienza la serie con 400 mil votos, sube a cerca de 500 mil durante 2000 y 2005, para luego volver al nivel de 1994 en el año 2010 (perdiendo casi 100 mil votos de una elección a la otra), y (iii) existe una clara anomalía en la serie asociada al salto ocurrido en el voto en blanco y anulado en las elecciones del año 2010.

A la luz de estos datos, la ampliación de las opciones electorales dentro del FA para captar electores perdidos a nivel departamental, así como la creación del Partido de la Concertación para hacer competitiva la oferta opositora mediante la acumulación de votos entre los partidos de la oposición parecen estrategias más que razonables. El aumento considerable de los votos en blanco y anulados en el año 2010 puede interpretarse como una clara señal del electorado al partido mayoritario, pero más aún como una señal para la oposición que no logró mostrarse como alternativa electoral.

Para esta próxima elección de mayo en Montevideo, dada la elección competitiva dentro del FA y el amplio desconocimiento de los candidatos de la Concertación por parte del electorado, se puede apostar más que una hamburguesa, con bajo riesgo, a que el FA volverá a la barrera de los 500 mil votos. Este aluvión de votos también podría modificar el mapa interno frenteamplista… Pero eso queda para otra columna.

*Agradezco a Fernando Esponda quien recopiló los datos electorales.

Yo quiero ser navegante

A) le dan una ceibalita B) se pone en contacto con una iniciativa de programadores C) gana desafío de programación de Google. 15 años. Se nos vienen. Quiero ser navegante… A la sombra de Ceibal.

A LA SOMBRA DEL CEIBAL
(letra y música: Jorge Drexler)

Un cuadradito de cielo,
una ventana hacia el río.
Un río hecho de luz,
un río hecho de luz
y de pájaros en vuelo.

Yo quiero ser navegante
por el cielo austral,
yo quiero ser navegante
por el cielo austral
sin salir de mi remanso
a la sombra del ceibal.

Bienvenida fantasía
a este cauce transparente.
Como un barco en la corriente
yo también quiero dejar
mi estela de poesía.

Yo quiero ser navegante
por el cielo austral,
yo quiero ser navegante
por el cielo austral
sin salir de mi remanso
a la sombra del ceibal.

Un río hecho de luz.
Un río hecho de luz.

Grecia: La pesca y la luz al final del túnel (Del Blog CCEE 2012)

Llegamos cerca de la hora 22 desde el puerto de Pireaus en Atenas a Ermoupolis, la ciudad puerto de la isla de Syros en el Mar Egeo en Grecia, al Sur de Europa (interprétese la ubicuidad griega como mejor le parezca). El islote es un pequeño pedazo de tierra que no supera los 12 o 15 km en su máxima extensión. Sin embargo, por su ubicación estratégica ha sido tradicionalmente un punto neurálgico de la región de modo que actualmente oficia de capital administrativa de la zona.

En un país claramente marcado por la Iglesia Ortodoxa Griega, que es religión oficial, esta isla es un ejemplo de convivencia de los ortodoxos con los “francos”, denominación que le dan los griegos a los católicos apostólicos romanos (los del Papa) y que proviene del tiempo en que los cruzados franceses hicieron estragos en su camino a tomar la ciudad de Constantinopla que es la actual Estambul (sí, antes de la toma de Constantinopla por los islamistas hubo un saqueo de cristianos contra cristianos).

Callecita camino al hostel

Callecita camino al hostel

Todo esto para contar que acá, a diferencia de todo el país, la mayoría de la población es católica romana aunque se mezclaron mucho durante la Guerra de Independencia en el siglo XIX cuando muchos refugiados de las manos turcas terminaron en Syros (por más, leer wikipedia).

Pero estábamos bajando del barco en Ermoupolis. El paisaje de la ciudad promete. No habíamos podido reservar hostel de antemano, parte porque nos dijeron que era mejor negociar ahí y otra parte porque no nos dio el tiempo. Vimos una larga fila de “vendedores” de hostels y posadas a la salida del puerto. Hablamos con varios y finalmente Martu logró negociar lo que parecía un buen precio dada la calidad que nos ofrecían con una gurisa que en el medio de la negociación nos aclaró que podía entender español mientras tratábamos de bajarle algún mango más. Ella cumplía el estereotipo que uno imagina de las griegas: pelo enrulado, tez clara pero bronceada y ojos fuertes. Después nos enteraríamos que tenía 30 años.

Tomamos el equipaje y fuimos cuesta arriba hacia nuestra temporal morada. El apartamentito estaba buenísimo y además rodeado de callejoncitos y varias Santa Rita de distintos colores. Le bajamos el martillo rápidamente, por lo que a partir de ahí pudimos conversar más desestresadamente con la griega. Nos ofreció llevarnos a dar una recorrida por el pueblo y aceptamos. Dejamos el equipaje pesado y bajamos hacia la “rambla” frente el puerto. En un kiosco en el camino nos presentó a Gregory, un amigo de ella, y seguimos caminando hacia una zona con bolichitos.

Tomando una. Mythos, cerveza griega.

Tomando una. Mythos, cerveza griega.

Nos invitaron a tomar una y nos quedamos. Ella había estudiado economía y trabajaba dando clases de eso durante el invierno, aunque ayudaba al padre a “pescar” turistas en el puerto durante el verano ya que él estaba atravesando una enfermedad complicada (y cara) y estaban con muy poca plata. Gregory trabajaba en una compañía de barcos que lo había enviado a China por 18 meses hace poco tiempo y hace un par de días le habían dicho que se iba por dos años más a partir de mañana. Ambos tenían una cultura general bastante amplia, él un poco más.

Nos pusimos a hablar de la situación de Grecia. Lo primero que salió fue “nosotros odiamos a los alemanes”. Obvio, la presión que les han puesto es insostenible (irónico dado que saben que las presiones que les pusieron a ellos luego de la guerra favorecieron el ascenso del nazismo). Las preguntas de ella apuntaban a los recuerdos que teníamos nosotros de la crisis y cómo había sido la salida, había como una esperanza en saber desde nuestra perspectiva cómo era la luz al final del túnel. Ellos no la veían, están el quinto año de recesión. La desesperanza y la desconfianza en encontrar una salida en un tiempo razonable es desalentadora. Recuerdo lo mismo en Uruguay, hace no tanto (¡apenas 10 años!)

Una de las vistas más lindas de la ciudad

Una de las vistas más lindas de la ciudad

Él nos dio su impresión del panorama político y cómo los habían embaucado en las elecciones en las que los alemanes prometieron a los griegos que si elegían un gobierno pro-europeo (que unió a tirios y troyanos, al partido de centro derecha e izquierda) iban a renegociar las condiciones de la deuda y luego de las elecciones los alemanes no habían cedido ni en un punto (cosa parcialmente cierta). También nos contó lo que era su plataforma, salir del Euro, reorientar la producción a cosas que ya no hacían más por culpa de lo caro del Euro (incluso decía lo irónico que era que Grecia fuera importador de pescado), poner límites a la banca, etc. Le pregunté por su impresión sobre el partido nazi “Amanecer Dorado”. Me dijo que hace unos años no existía y ni llegaba al 1% y hoy es más del 7%, incluso algunos amigos de él lo habían votado. Ellos no se dicen nazis, sino Nacionalistas Socialistas (se reía porque es lo que implica la sigla en alemán). También destacó la ironía que la plataforma económica, fuera de los puntos de la inmigración, eran totalmente coincidentes con el partido de izquierda que desplazó al PASOK y que tuvo cerca del 20% de los votos, Syrisa.

Católicos y ortodoxos, un folleto de una iglesia

Católicos y ortodoxos, un folleto de una iglesia

No nos dejaron pagar la bebida que tomamos y nos fuimos a recorrer un ratito más el pueblo. Con Martu nos quedamos comentando cómo puede cambiar tanto el estado de ánimo de una sociedad durante una crisis (y olvidarse después) y cómo nadie es inmune, ni siquiera dentro de la Unión Europea. Además, una vez en crisis, tampoco hay aprendizaje de las malas políticas que se tomaron, por ejemplo en América Latina, y nuevamente el FMI y los conservadores proponen salir de las crisis económicas con políticas procíclicas que acentúan la caída solamente para imponer su agenda de políticas. No vi muchos manuales de economía que recomienden recortar gastos y subir impuestos para salir de una crisis económica sin ningún proceso inflacionario en curso ni nada que se le parezca. Ahora suena la música en nuestro continente, pero hay que mantenerse alerta.