Turistas y hornos (editorial caganchera)

Aplausos y solamente aplausos para el Momia.

Contumancia

Como es de público conocimiento, un apartamento a la vuelta del Conrad cuesta un huevo de la cara. Quienes allí compran o alquilan pagan por el privilegio de ser reconocidos como privilegiados, y ese privilegio por el cual pagan, en cuanto propiedad privada, debe ser respetado. Quienes veranean en Punta, gustan de caminar por la rambla para distraerse, reconocerse, mostrar que pueden trasladarse sin el uso de sus lujosos vehículos o simplemente para marcar territorio, no orinando, como hacen los perros y los jóvenes a la salida de los boliches de La Pedrera, sino con su simple presencia.

Es indudable que el turismo, importantísima fuente de ingresos del país, se sustenta mayormente en esta zona de la costa esteña. Nadie duda que un viejo que viene a Punta del Este de vacaciones gasta más que un hippie brasilero que va a Valizas a buscar porro. Lo mismo con la generación…

Ver la entrada original 620 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s