Hace no mucho tiempo, el apoyo de la ciudadanía al proyecto de aplicación del código penal adulto a menores de edad presentado por Lacalle y Bordaberry contaba, según encuestas, con más de 65% de apoyo popular. Quizá el elemento sorpresa para la izquierda descansaba en el posicionamiento favorable a priori de electores de todos los partidos: los frenteamplistas marcaban porcentajes de apoyo superior a 50%. Sin embargo, el domingo 26 de octubre la propuesta fue derrotada de forma contundente en las urnas, al no alcanzar el umbral constitucional establecido de más de la mitad de los votos emitidos. ¿Por qué no salió la baja, si era un tema transversal a los partidos?
La respuesta requiere un nivel de investigación y análisis que supera ampliamente el alcance de una columna. De todas formas, cabe señalar que sin lugar a dudas uno de los factores fundamentales de la derrota fue la formación de la Comisión Nacional No a la Baja, que generó una campaña fresca, profesional, de fuertes contenidos y con una capacidad de tracción sobre el conjunto del Uruguay organizado como pocas veces se ha visto. Ninguna organización social que se haya tomado en serio la discusión de la temática se pronunció a favor de la reforma constitucional.
La Corte Electoral presenta la cantidad de papeletas contabilizadas por circuito, así como la cantidad de votos por circuito a cada partido. Con esa información es posible obtener una estimación fiable del voto por la baja asociado a cada partido, a partir de los microdatos de los más de 7.000 circuitos. Según nuestras estimaciones**, el porcentaje de papeletas del Sí por voto a cada partido grande fue: Frente Amplio 20%, Partido Nacional 74%, Partido Colorado 88%.
Ahora bien, también puede realizarse un análisis por edad utilizando información de la edad de los votantes de cada circuito. ¿Los adultos tuvieron mayores niveles de adhesión al plebiscito? ¿Los jóvenes se revelaron contra éste? Un primer acercamiento consiste en realizar una regresión en base a información de circuitos como la realizada para los partidos políticos, teniendo como variable dependiente el porcentaje del Sí a la baja en cada circuito, y como variables explicativas el porcentaje de votantes jóvenes (menores de 30), adultos (30-65) y adultos mayores (mayores de 65).
Los resultados de la regresión indican que los circuitos con votantes de mayor edad tuvieron mayores niveles de apoyo al plebiscito. Bajo algunos supuestos, se puede deducir que 42% de los jóvenes, 46% de los adultos y 56% de los adultos mayores incluyeron la papeleta del Sí. Una consideración apresurada de la regresión podría llevarnos a concluir que hay un corte etario que explica el resultado del plebiscito, pero un análisis más pormenorizado permite afinar y matizar esa conclusión debido a que el efecto de la edad casi se diluye cuando se ingresa el voto partidario como factor explicativo.
¿Esto implica que no hubo una mirada generacional sobre el problema? ¿Implica que no existe la “generación No a la baja”? No, para nada. El concepto de “generación No a la baja” refiere a un actor colectivo que jugó un papel fundamental en la construcción de una campaña política que encolumnó a casi la totalidad de los actores juveniles de todo el espectro político y al Uruguay organizado detrás de la defensa de los derechos de adolescentes y jóvenes***. Lo que sí parecen indicarnos los datos es que este sesgo en la acción colectiva no necesariamente se tradujo en un sesgo etario en la conducta electoral ante el plebiscito, o al menos que ese eventual sesgo no fue apartidario.
La batalla por el “No a la baja” fue la victoria de una generación que logró poner en funcionamiento el enorme aparato de construcción de sentido común de la izquierda y que, en un plazo extremadamente corto, efectivamente logró cambiar las opiniones de una enorme parte del electorado frenteamplista sin el cual esta propuesta no hubiera sido derrotada.

image

*Economista y Politólogo.                                 Integrante x la JSU del CC PS90
** Todos los cálculos fueron realizados con Fernando Esponda y se encuentran disponibles en https://penillanura.wordpress.com
*** Agradezco el comentario de Ignacio Gómez que señaló que no queda suficiente resaltado el papel de los jóvenes de los partidos de la oposición que se plantaron frente a este tema y que creo también cumplieron un papel muy importante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s