Otra forma de hacer políticas y el otro Plan de Juventudes.

El programa del Frente Amplio en 2009 planteaba en su propuesta a la ciudadanía la realización de un Congreso Nacional de Jóvenes. El fin de semana del 11 al 13 de octubre, aproximadamente 2.000 jóvenes de todos los rincones del país se reunieron en la primera “Conferencia Nacional de Juventudes Juy!”, impulsada por el Instituto Nacional de la Juventud (INJU). La propuesta era ambiciosa: movilizar durante tres días a 2.000 jóvenes de todo el país que acamparían en plena ciudad vieja, discutirían en torno a diez ejes de interés definidos por los y las jóvenes, verían el partido de Uruguay-Ecuador todos juntos y disfrutarían del toque de la banda 4 pesos de propina.

Pero el evento en sí fue solamente la punta del iceberg de un modelo de construcción de políticas mucho más profundo impulsado por INJU desde el año 2010. Así como la derecha tiene su plan de juventud, centrado en la estigmatización y la criminalización de los jóvenes; el gobierno, bajo el impulso del INJU y en el marco del Gabinete Social, ha desplegado durante estos años una estrategia de restitución de derechos bajo el paraguas del Plan Nacional de Juventudes 2011-2015. Dicho plan, que se encuentra actualmente en ejecución, incluye varias propuestas y programas de alto impacto y difusión: Ley de Empleo Juvenil, Fondo de Iniciativas Juveniles, IMPULSA, Compromiso Educativo, +Centro, garantía de alquiler para jóvenes, entre otras iniciativas.

Más allá de los avances realizados en torno al actual Plan Nacional de Juventudes 2011-2015, los desafíos como país que tenemos por delante siguen siendo importantes. Por tal motivo, durante el año 2013 se impulsó un proceso participativo que contó con al menos dos instancias de discusión por departamento en torno a la elaboración de una mirada estratégica de políticas hacia las juventudes 2015-2025. En el marco de dicho proceso, además, se realizaron instancias de debate y propuesta con las juventudes de todos los partidos políticos con representación parlamentaria, las organizaciones juveniles (movimiento obrero, estudiantil, entre otros) y las ONG.

Todas estas instancias nutrieron los talleres de la Conferencia Nacional de Juventudes Juy! que trabajaron sobre los ejes: Arte, recreación y espacios públicos; Convivencia, violencia y seguridad; Discriminación; Educación; Medio Ambiente; Participación; Salud y calidad de vida; Trabajo; Usos de sustancias; y Vivienda. Dentro de estos ejes se realizaron propuestas desde generar una educación centrada en el vínculo entre el estudiante y su institución, hasta propuestas de creación de una red solidaria de préstamo de vivienda para habitar temporariamente, de políticas de clasificación de residuos, ética en el cuidado animal, entre otras. La síntesis completa de todos los debates se encuentra disponible en la página web del INJU (www.inju.gub.uy).

A su vez, todos los insumos serán incorporados al Plan de Acción de Juventudes 2015-2025 que presentará el INJU en 2014 que oficiará de hoja de ruta para las políticas de juventud en el mediano plazo. Otra forma de hacer políticas desde el Estado es posible, otro plan de juventudes distinto al que plebiscita Bordaberry es posible, y por sobre todo, otra política para jóvenes y con los jóvenes como centro es posible. Solamente se necesita fijar el rumbo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s